Gamberradas de alumnos en salidas escolares: ¿quién paga los daños?

Durante el año las escuelas nos comunican diferentes casos de daños causados por alumnos a coches, autocares, apedreamientos a placas solares en casas de colonias, graffitis y otros destrozos evitables, que habitualmente se producen durante salidas escolares. La mayoría de estos casos son gamberradas, hechas con más o menos consciencia, y realizadas por alumnos mayores de 12 años.

En estas situaciones, es importante tener claro que el seguro de Responsabilidad Civil del colegio cubre, conforme a la legislación vigente, los daños personales o materiales causados involuntariamente a otras personas o a sus bienes. Por tanto, el seguro de Responsabilidad Civil no cobre daños causados de manera premeditada y actos incívicos, que pueden ser objeto de faltas, delitos o de comportamientos del todo recriminables.

Para evitar estos comportamientos es necesaria una coordinación entre las familias y el colegio, que en algunos casos no es fácil. Para comprometer la autoridad paterna y la conducta de los alumnos, aconsejamos que al inicio del curso se haga firmar un escrito como el siguiente:

Con motivo de las salidas culturales que sus hijos/as realizarán a lo largo del curso, queremos hacerles llegar algunas consideraciones respecto a los objetivos, las normas y deberes que los alumnos deben tener en cuenta en salidas realizadas con el centro.

1) Debemos entender que la escuela organiza esta salida cultural como complemento de las clases, en beneficio de toda la comunidad educativa: padres, alumnos y profesores. La finalidad de estas salidas es la potenciación del desarrollo personal del alumno, tanto por lo que respecta al enriquecimiento de sus conocimientos académicos, como para fomentar la relación personal con sus compañeros.

2) Los profesores son las personas responsables de los alumnos en las salidas escolares, pero es necesaria la colaboración de los padres para el buen comportamiento del grupo, con el fin de evitar acciones incívicas que, de una manera más o menos consciente, pueden causar algunos alumnos.

3) Aquellos daños o desperfectos que sean ocasionados por un alumno/a, deberán de ser abonados por la familia, ya que todo alumno debe entender lo que significa: “hacer uso de su libertad y responsabilidad”.

4) De una manera expresa, se hacen constar como gamberradas evitables: los apedreamientos y ralladas a vehículos, desperfectos en autocares y casas de colonias o sus instalaciones.

5) Los ejemplos explícitos no quieren ser más que unas concreciones que todo adolescente de nuestra escuela debe tener en consideración.

Dicho esto, queremos pedirles expresamente que, además de darnos la autorización para las salidas escolares ordinarias a lo largo del curso, tanto los padres como sus hijos/as firmen este escrito de compromiso y se den por enterados, para la buena marcha y realización de las actividades.

Si alguna familia no devuelve el escrito firmado, el alumno/a no participará en la actividad escolar. Se deberán prever actividades alternativas en la escuela para estos casos.

Aviso previo a las salidas

Antes de cada salida, se debe mentalizar a los alumnos de lo que representa “hacer uso de sus libertades y responsabilidades”. Les tenemos que explicar que cuando se realizan gamberradas con daños a bienes de terceros, con frecuencia se presentan denuncias, y la fiscalía de menores envía requerimientos a la escuela para identificar a los autores de los hechos, para citar a los padres e investigar la conducta incívica.

En algunos casos se ha condenado a los alumnos a efectuar trabajos para la comunidad, y a los padres al pago de los desperfectos.

Por otro lado, algunos colegios empiezan a poner en práctica nuevos sistemas de sanción a alumnos con conductas incívicas o conflictivas, consistentes en realizar trabajos de voluntariado en centros sociosanitarios. Según la Dirección de las propias escuelas, estas medidas tienen unos buenos resultados y la experiencia para los alumnos es muy positiva.

Viajes al extranjero

Las salidas al extranjero se suelen realizar con alumnos más grandes, motivo por el que debemos exigir una actitud todavía más responsable a los participantes.

Se debe tener presente que en este tipo de viajes se pueden dar conductas perjudiciales para el grupo, como pequeños hurtos en comercios, desperfectos en hoteles, consumo de drogas y/o alcohol… Por este motivo, os facilitamos un modelo de autorización específico para viajes de alumnos al extranjero.